Cómo cortar el pelo

Cortarse el pelo personalmente puede ser una simple decisión de creatividad, de comodidad, de experimentación, de higiene o de ahorro.

En cualquiera de esos casos es imprescindible tener en cuenta una serie de consejos y pasos para conseguir un resultado aceptable. Todos sabemos que un corte de pelo fallido puede dar una imagen equivocada de nuestra persona y, por ese motivo, hay que evitarlo a toda costa.
Cómo cortar el pelo

Elección de corte previo

El primer consejo es que siempre que sea posible realices el corte el pelo habiendo descansado y en estado de relajación. Esto evitará decisiones precipitadas en el corte que sean irreparables. El pelo siempre crece… ¡pero tarda unos días!

Evita que un error de precipitación y cálculo de un resultado no deseado y piensa bien con antelación como quieres hacer el corte de pelo. Si tienes el pelo largo, ponte delante de un espejo y recoge tu pelo simulando el corte que quieres hacer para ver su efecto en tu rostro. Si tienes el pelo corto es más difícil la simulación, pero también la puedes conseguir usando las manos.

Utiliza y ten a mano siempre para cortar el pelo uno o varios espejos adicionales que te ayuden a ver la cabeza desde varios puntos de vista.

A cada tipo de rostro le favorece un corte diferente, por lo que es importante que determines el tipo de rostro para la elección de corte:

Tipos de rostro y cortes de pelo

  • Rostro ovalado: Es el único tipo de rostro que admite prácticamente cualquier tipo de corte de pelo
  • Rostro redondo. Puede resultar favorecedor un corte en capas para la parte superior en capas que proporcione volumen y altura, descargando progresivamente hacia un volumen menor del cabello por debajo de los pómulos y después, logrando un efecto que alargue el rostro y la impresión de un mentón más ancho y pronunciado.
    Rostro con forma de corazón. Se requiere de un corte que proporcione mayor volumen a la parte inferior del rostro y menor volumen en la zona de la frente.
    Rostro cuadrado. En este caso se busca suavizar los rasgos del rostro, lo que se puede lograr con un flequillo ligero y con ondas en el cabello, que ayudarán a crear el efecto buscado. En esta forma de rostro, lo mejor es evitar peinados con raya recta, flequillos lisos o cabello liso.
    Rostro rectangular. Puedes utilizar un flequillo, especialmente uno hacia el costado, que en las personas con el rostro alargado creará la ilusión de una frente más pequeña.

Lava el cabello